AportaCiencias explora el rol de las familias en el desarrollo de habilidades científicas

En busca de incentivar el papel que cumplen las familias en el desarrollo de habilidades y capacidades científicas de niñas, niños y jóvenes, el programa AportaCiencias realizó un encuentro virtual junto a las familias participantes del Programa.

La familia es el primer contacto que las y los niños tienen con el mundo social, por lo que su papel en el desarrollo de cada individuo es clave. Es con esta premisa que el Programa AportaCiencias, iniciativa de aprendizaje informal, estratégico y disruptivo que busca promover el desarrollo de habilidades en ciencia en niños, niñas y jóvenes de la región de Aysén, realizó una jornada junto con las familias de las y los participantes con el objetivo de generar espacios de comunicación y sociabilización de los procesos vividos durante 2020.

Las y los participantes del encuentro observaron lombrices bajo una lupa, construyeron una mini compostera, y aprendieron a programar un videojuego para difundir la importancia ecológica de pequeños organismos, todo guiado por el equipo de AportaCiencias, programa impulsado por el Campus Patagonia de la Universidad Austral de Chile y financiado por el Gobierno Regional de Aysén a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R-2019).  

Entrecruce ciencia y sociedad

A partir del enfoque Ciencia, Tecnología, Sociedad y Ambiente (CTSA), que busca integrar el aprendizaje científico con su contexto social, histórico y ambiental, en diálogo directo con la realidad cotidiana de las y los estudiantes, AportaCiencias propone una enseñanza integral de la ciencia y tecnología, situando éstas en el contexto socio-ambiental para formar ciudadanos y ciudadanas comprometidas con el quehacer científico.

 Durante el desarrollo del Programa, y junto con la llegada de la pandemia COVID-19, el ejercicio científico se enraizó cada vez más en la vida cotidiana y en los entornos inmediatos de las y los niños, por lo que las familias adoptaron un rol central.

 A partir de esta nueva realidad, la alianza que se estableció con las

familias y cuidadores posibilitó la abertura de espacios inesperados de colaboración y co-creación en los procesos de aprendizaje.